Ya no habrá más «alta resolución» en fotos y video en México, anuncia la primera dama

Un comunicado de Presidencia de la República, emitido a través de Angélica Rivera –pues el vocero Eduardo Sánchez no había llegado y tenía que transmitirse en vivo por El Noticiero con Joaquín López Dórigadio a conocer una nueva medida que echará para atrás tanto el apagón analógico televisivo como el uso de telefotos para fotógrafos de prensa.

Hay dos razones principales: los nuevos televisores Ultra HD y la portada de la más reciente edición de la revista Proceso.

“Parece que no entienden”, dijo enfática la primera dama. “No sé por qué el afán de querer destruir el proyecto de nación. O sea, primero hacen pública mi casita, y luego no me creen que la compré con mi aguinaldo de 25 años”.

Tras diecisiete minutos de recriminación, Angélica Rivera fue al grano: “Si me quedaban dudas sobre las negras intenciones por parte de los medios –los que no están en nuestra nómina, quiero aclarar—para manipular a la opinión pública, hoy no me queda ninguna. Quizá no entiendan que soy una figura pública, y como tal, pues debo verme bien, ¿no? Y es por ello que le pago lo que le pago a mi maquillista y hasta me lo llevo a China y al Vaticano”.

Muchos se han preguntado por qué Angélica Rivera, de 45 años de edad, parece tener 20 menos, y la respuesta es el maquillaje. El apartado maquillaje de la primera dama ocupa el segundo lugar en las expensas básicas del Presupuesto de Egresos de la Federación (sólo tras erogaciones entre cuates empresarios).

Pero el maquillaje, como todos saben, no es magia. En vivo y a todo color pierde su efecto y se notan las imperfecciones. Sin embargo, a través de la televisión análoga y las fotos en baja resolución, pareciera que no hay más que belleza y finura de trazos.

La polémica portada que encendió los focos rojos de los servicios de seguridad nacional (por la foto, no por los textos).
La polémica portada que encendió los focos rojos de los servicios de seguridad nacional (por la foto, no por los textos).

La portada de Proceso probó ese punto y dio pie a la medida. Así lo explicó la primera dama: “El apagón analógico ya no se llevará a cabo. Es más, se suspenderán las señales en alta definición ya existentes y se canjearán las pantallas HD que los ciudadanos ya tengan por televisores clásicos General Electric de 12 pulgadas. Algunos de ellos podrían ser a color”.

La prensa no se salvó: “Aunque podrán seguir utilizando equipo digital, ya no se podrá recurrir a lentes telefoto para hacer zoom. Ahora todas las fotos serán de lejecitos, y en caso de que requieran encuadres más cercanos, deberán solicitar por escrito las imágenes que tomarán los fotógrafos del recién fundado Departamento de Fotografía y Photoshop de la Presidencia de la República”.

Con esta medida, se espera que se termine el estado de incertidumbre que ha reinado en el país durante las últimas semanas y la población vuelva a disfrutar de su vida cotidiana sin sobresaltos de ninguna índole.

Advertisements