Científicos demuestran que José Alfredo Jiménez tenía razón: «La vida, efectivamente, no vale nada»

Advertisements