Nuevas medidas tributarias: El RFC irá tatuado en el contribuyente

Como parte de las nuevas medidas tributarias para facilitar los trámites en esta época de coronavirus, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) anunció que a partir del próximo mes sólo se podrán realizar operaciones fiscales por medio de un RFC que irá tatuado en el brazo del contribuyente, junto con un código de barras con el que se podrá controlar al mismo de una forma más eficaz.

► La más interesante de las nuevas medidas tributarias

Nuevas medidas tributarias: El RFC irá tatuado en el contribuyente
Nuevas medidas tributarias

“Todos los contribuyentes tendrán hasta el lunes de la próxima semana para acudir a alguno de los puestos de tatuaje que estarán en todas las oficinas de recaudación fiscal”, señaló Raquel Buenrostro Sánchez, Jefa del SAT. “Pero no se preocupen, los tatuajes no tendrán ningún costo adicional además de los 1500 pesos que tendrán que pagarle al tatuador”.

Todo se hará de acuerdo a las normas, pues el tatuador llevará su cubrebocas por aquello del covid-19.

Del mismo modo, aquellos que tengan otros tatuajes en los brazos, deberán retirarlos a la brevedad mediante el método de raspado para poder colocar los nuevos. Si bien este proceso tendrá que ser pagado por el mismo contribuyente, será posible deducirlos, siempre y cuando quien lo haga estuviese en condiciones de expedir facturas.

Buenrostro añadió que la idea original era hacerlo con hierro candente, pues de ese modo era más rápido, pero una vez que se probó el proceso en algunos sujetos de prueba (que aceptaron participar a cambio de que les difirieran sus impuestos por mes y medio), resultó que las marcas no salen lo suficientemente claras para el lector de código de barras. Aunque sostiene que el hierro «hubiera sido más adecuado para dejar claro el papel del contribuyente”.

Advertisements