Galardonan a Paul Delgadillo como el árbitro del año

Directo de los creadores del galardón al alcalde del año (que sólo robó, pero poquito), llegó el premio al árbitro del año.

¿Y quién si no? ¡El ganador fue Paul Delgadillo!

“Con Delgadillo sucede lo mismo que con Ramírez Villanueva, el acalde que robó poquito. Nadie lo entiende. Hizo su trabajo. Aún si fuera un mercenario (que no decimos que lo sea) que aceptó el dinero para beneficiar al América, hay que ser valientes para hacer lo que se tiene que hacer en el momento justo”, comentó el director del comité organizador de «Los premios más absurdos del mundo».

— Esa fue una final anormal. Las acciones por las que fueron expulsados los tres jugadores de Tigres, también fueron cometidas por jugadores americanistas, sin que vieran una sola tarjeta amarilla.

— Sí, tienen razón. Fue una final un tanto extraña, pero ojos que no ven falta, mano que no saca la roja. Y es por eso que Paul Delgadillo es el árbitro del año. ¿A poco creen que con ChiquiMarco hubiera sido una final mejor? ¡Ese amigo habría sacado a cinco jugadores de cada equipo! Y al final hubiera declarado el juego desierto porque no le hubiera gustado el resultado. Delgadillo aguantó vara, como dicen ustedes los mexicanos, por su temple y su actitud de «no me importan sus silbidos, seguro le van a las Chivas». Se merece el galardón, y si no les gusta, háganle como quieran.

Para enero, «Los premios más absurdos del mundo» premiarán al «Juez de boxeo del año», que tiene a una única candidata: CJ Ross, la que vio empate entre Floyd Mayweather y Saúl «Canelo» Álvarez.

Advertisements