Decano de la prensa cáustica y pragmática

"Estamos a tiempo de evitar la ruandanización de México", afirma la Secretaría de Relaciones Exteriores 1

"Estamos a tiempo de evitar la ruandanización de México", afirma la Secretaría de Relaciones Exteriores

en México Por

Luego de que el papa Francisco expresara, a través de una carta, que espera que Argentina esté “a tiempo de evitar la mexicanización”, refiriéndose al problema del narcotráfico en ese país, el gobierno de México, a través de José Antonio Meade Kuribreña, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), pidió a los diplomáticos de la Santa Sede que no nos ofendieran de esa manera. Estos contestaron: “Va”.

Logramos entrevistar al canciller Meade para que nos explicara por qué le molestó el concepto de “mexicanización” al Gobierno Federal.

“Nos pareció fuera de lugar. Digo, respetamos mucho al Santo Padre, pero no nos pareció que usaran un término que suena peyorativo”, afirmó Meade. “En especial porque somos uno de los países que más fieles les producimos cada año”.

El canciller afirma que “el gobierno busca transmitir optimismo a través de sus acciones. Queremos que el pueblo se mantenga unido, queremos reducir los niveles de criminalidad, a fin de que evitemos la colombianización”.

¿A qué se refiere con “colombianización”, señor secretario?

A que el narco siga creciendo, ya sabe. Eso nos llevaría a la balcanización de la patria.

Para el canciller Meade, la balcanización o desmembramiento de la nación, “nos conduciría a la franca irakización”, es decir, “un estado permanente de guerra civil”.

“Y si nos irakizamos mucho, podríamos llegar a sirianizarnos”, abundó Meade. “Y si nos sirianizamos, existe el riesgo de ruandanizarnos”.

— ¿Y cuál es el objetivo que se persigue? —preguntamos.

Pues lo opuesto, es decir, llegar a la alemanianización o a la estadosunidosenciación. Eso haría que la economía rebotara de manera positiva.

En opinión de Meade, “estamos a tiempo de evitar la ruandanización”.

Advertisements

Lo último de México

Ir Arriba