Error con los implantes de Jorge Kahwagi: Le pusieron los de Sabrina Sabrock

No cabe duda que el IMSS anda imparable. Esta vez la víctima fue uno de nuestros héroes mexicanos en el deporte y la política, nuestro siempre bien ponderado Jorge Kahwagi.

Fuimos a buscar al doctor que llevó a cabo su obvia operación, y no hablamos de la de la cara –que nos hace recordar a Lyn May—sino a la de su traje de Robocop, es decir, sus pectorales. Sin embargo el doctor también huyó. Afortunadamente El Dizque tiene muchos cuates de la provincia y el doctor Alfonso Morales nos atendió gustoso.

“Buenos días, mis amigos de El Dizque punto com. No pierda usted de vista estos reportajes tan buenos. ¡Es enooooorme, enoooorme!”.

Doctor Morales, platíquenos un poco sobre la obvia mala operación de Jorge Kahwagi

— ¡Mire, usted! ¡Es la locura! Una parafernalia de emociones, ¡vaya que sí! Nuestro amigo Jorge quería verse un poco cuadrado para su último compromiso, en el cual, por cierto, se vio despiadado… ¡y no pierda usted de vista el gancho derecho!

¿Y qué pasó entonces?

Pues fue al IMSS a implantarse pectorales, aprovechando su seguro popular… ¡Y vaya error de esos malandrines! ¡Los tienen que descalificar! El encargado de hacer la operación fue Anastacio Rivera Riveriño, como le digo yo de cariño… ¡Y qué bárbaro! Le puso los implantes que tenían destinados para Sabrina Sabrock… ¡Qué bárbaro, que bárbaro, que báaaaaarbaro, Rivera!Kahwagi

— ¿Entonces por eso se veía tan… voluptuoso?

¡Vaya que sí! ¡Es la locura! Y lo peor del caso fue que su contrincante no le quiso dar un sólo golpe, ¡pensando que era una mujer! ¡Es para la historia!

¿Considera usted un fraude esa pelea? ¿Una burla?

Como te comenté anteriormente, el contrincante respetó a Jorge pensando que era mujer, aunque tuviera la cara de chimpancé, ya vez que hoy en día las más feas son las más pechugonas… ¡Y uno le achica!

Entonces si volviera a darse la pelea y le dijeran al rival que la rorra era un rorro, ¿sería más parejo?

Estoy convencidísimo que así sería. Aunque es evidente que en un tete a tete, cara a cara, ya nadie le va a ganar a Jorge. ¡No hay que perder de vista la mano izquierda en forma de gancho! ¡El picotazo a la zona glandular hepática!

Muchas gracias, señor don doctor. ¿Algún mensaje que quiera darles a nuestros lectores?

¡Vaya que sí! Si usted quiere emoción, si quiere espectacularidad y veracidad… ¡En El Dizque tiene la mejor información del mundo!

Advertisements