Enrique Peña Nieto conmemoró los primeros siete meses de la Expropiación Petrolera

El día de hoy, en un acto inesperado, el primer mandatario de la nación, Enrique Peña Nieto, encabezó la celebración de los siete meses de la expropiación petrolera.

El evento estuvo encabezado por el presidente y los miembros del gabinete, siendo uno de los oradores el licenciado Pedro Joaquín Coldwell, Secretario de Energía de la actual administración.

“Parece que fue ayer, pero ya pasaron siete meses de ese momento histórico”, afirmó Coldwell desde el templete. “Por ser ésta la primera celebración, la quisimos empatar con la que había antes, es decir, con la Reforma Energética de Lázaro Cárdenas que tantos pesares le trajo al país”.

Para la Secretaría de Educación Pública, éste acto tuvo mucho simbolismo: “En este día lo que quisimos fue aniquilar a los fantasmas del pasado”, señaló Emilio Chuayfett, titular de la SEP. “Es un pase de estafeta, pues el 18 de marzo dejará de celebrarse para siempre. A partir de 2016 celebraremos el 11 de agosto como el Día de la Expropiación Petrolera”.

En medio de aplausos y risas grabadas, subió al podio el presidente Peña Nieto, quien fue categórico: “Hace siete meses nos quitamos una enorme loza de encima, misma que no nos dejaba avanzar como país. Hoy podemos afirmar que todo ha mejorado. La economía está mejor que nunca y todo marcha sobre ruedas. El futuro es brillante, fulgente, ilustre y prometedor”, aseguró.

En la ronda de preguntas y respuestas, preguntamos al ciudadano señor presidente en qué se basaba para afirmar que la economía ha mejorado.

“Uno se da cuenta al salir a la calle —respondió—. Cuando salgo a Las Lomas, veo rostros alegres, contentos, todos en sus carros del año”.

— Pero, señor presidente, el peso ha caído como no se había visto en veinte años.

— Sí, pero si uno compra dólares, obtiene ganancia. Se trata de saber invertir.

— ¿Y por qué en estos momentos de crisis de credibilidad, renunciar a la figura de Lázaro Cárdenas?

— ¿A qué se deben esas preguntas? ¿Quién se cree? ¿Aristegui? Le contestaré aunque no aplauda: Lázaro Cárdenas no fue una buena persona: Hizo que muchos ricos empresarios estadounidenses perdieran algo de dinero. Eso estuvo mal. Lo único éticamente correcto que pudimos hacer es devolverles lo que les fue arrebatado.

Se espera que en las celebraciones del 11 de agosto, el nuevo Día de la Expropiación Petrolera, se incluyan al panteón de héroes a personajes como Carlos Salinas, Vicente Fox y Felipe Calderón, quienes dieron sus vidas (no literalmente) en pos de lograr el objetivo que finalmente alcanzó Peña Nieto.

Advertisements