El Tren Maya ahora será supervisado y operado por el Metro de la CDMX

Diversos grupos ecologistas siguen buscando amparos contra el Tren Maya, pues, aseguran, destruirá el ecosistema de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, estados que podrían convertirse en un desierto similar al del Sahara en menos de un año.

Ante esa situación, el presidente Andrés Manuel López Obrador tomó una salomónica decisión, pues no cancelará el proyecto, pero sí logrará que los daños a la flora y fauna sean mínimos.

Ahora el Tren Maya será subterráneo, y su construcción y operación estará a cargo del mismísimo Sistema de Transporte Colectivo Metro.

El presidente en persona nos mandó un mensaje en WhatsApp para que tuviéramos la exclusiva. “Con esto, lograremos que sólo se extinga un 40% de las especies endémicas, y no 100% como teníamos proyectado”. Agregó que en su próxima visita a la península de Yucatán llevará una comitiva de funcionarios del Metro para que se familiaricen con el proyecto.

Dado que el Tren Maya ahora dependerá del Metro (y se llamará Mayómetro), quedará bajo la jurisdicción del Gobierno de la Ciudad de México. Será Claudia Sheinbaum quien decida el diseño de las estaciones y la distribución de comercios. Asimismo, todas las taquilleras serán importadas desde la capital.

El mandatario también nos dijo que espera que con esto se terminen los problemas con los grupos ecologistas. De hecho, aseguró que este cambio abrirá nuevas oportunidades de trabajo, pues ahora los miembros de las diversas comunidades indígenas podrán trabajar de vagoneros, para lo cual, encargó al vicepresidente Marcelo Ebrard la negociación de un convenio con Productos de Alta Calidad.

Advertisements