Decano de la prensa cáustica y pragmática

El Sindicato de Payasos se opone a la candidatura de Lagrimita 1

El Sindicato de Payasos se opone a la candidatura de Lagrimita

en Política Por

El ciudadano Chilaquil, presidente del Sindicato Único Estrafalario de Payasos, Mimos, Saltimbanquis, Bufones, Similares y Conexos de la República Mexicana, externó el descontento de su organización por el anuncio de que Guillermo Cienfuegos, mejor conocido como el payaso Lagrimita, se ha lanzado como candidato independiente por la alcaldía de Guadalajara.

"Ser payaso es cosa seria, y nuestra organización está compuesta de personas serias”, afirmó el licenciado Chilaquil. “Que nuestro compañero esté utilizando su nombre para meterse en política, eso sí nos parece una payasada que realmente no podemos tolerar. Si no hacemos algo pronto, esta asociación se volverá el hazmerreír de todo el país”, dijo acomodándose la nariz con notorio disgusto.

— Pero, ingeniero, ¿usted qué cree que pasará si Lagrimita gana?

— Para empezar, estamos hablando de alguien que sólo va a decir payasadas durante todos sus discursos y que nada tomará con seriedad, ni la inflación. ¿Recuerda la canción, jovencito? “Cuando te digan que cuesta cien mil pesos, cuando te digan que sólo es un millón, hay que decir ¡qué barato, qué barato! ¡Me da risa la inflación!”. Su filosofía es una auténtica payasada y la gente lo va a señalar como si tuviera la cara pintada.

— Tengo entendido, doctor, que para poder ser candidato necesita 23 mil firmas. ¿Es Lagrimita capaz de eso?

— Desgraciadamente sí. Él pasó de ser un payasito local a un payaso nacional en los programas Súper Vacaciones y luego Vamos a jugar jugando, donde por cierto manipuló a millones de niños (hoy potenciales votantes) al hacer famosa la mismísima cajeta Coronado, una marca que podría estar detrás de su campaña electoral.

— Una última pregunta, arquitecto Chilaquil…

— Basta de preguntas, no vamos a engrandecer a ese bufón.

— Pero sólo una…

— ¡Que no!

— Sólo saber si considera a Lagrimita un contendiente serio.

— No, simplemente barato. ¡Y qué barato, qué barato!

Advertisements

Lo último de Política

Ir Arriba