Angélica Rivera aclara el escándalo: «Mi trabajo me costó mi casita»

La primera dama de México, Angélica Rivera, aclaró los rumores acerca de la famosa casa blanca, que tantos dolores de cabeza ha traído al presidente y a sus socios debido a los negocios que ya no han podido hacer como esperaban.

“Yo no tengo nada que esconder, al menos como ciudadana”, dijo la señora presidenta en un comunicado. “Quiero empezar agradeciendo al licenciado Eduardo Sánchez, vocero del gobierno de la República, que en mi ausencia, mientras me fui de compras a China con mi maquillista, haya adelantado explicaciones sobre la casa ubicada en Sierra Gorda número 150. Al tratarse de un tema que salió así como que de la nada, pues no tenía toda la información necesaria para explicar este asunto, así que por poco y la cajetea. Sin embargo, ayer me entregaron mis jefes de Televisa el libreto pertinente.

“A ver, dice: Me inicié en esto de la artisteada desde los 15 años, realicé telenovelas con Televisa, y con dicha empresa he celebrado distintos contratos a lo largo de mi carrera. La última renovación de estos contratos fue en el año 2012. Un poco antes, el 25 de junio de 2010, dos semanas después de que me casé con Kikín, me regalaron la casa ubicada en Paseo de los Palmas 1325. Además de la casa se me pagó un monto total de 88 millones 631 mil pesos más IVA y me comprometí a no divorciarme, que diga, a no trabajar con ninguna otra televisora mientras durara el sexenio.

“En mi declaración fiscal de ese 2010, declaré ante Hacienda ingresos por la cantidad de 31 millones 690 mil 232 dólares, y pagué por impuestos en ese año la cantidad de 239 millones 278 mil dólares.

“Reitero que más allá de este contrato, trabajé 135 años en el medio artístico como actriz, conductora y además realicé diferentes campañas de publicidad por las cuales he recibido los pagos producto de mi trabajo, y miren que me he roto el trasero por trabajar.

“Efectivamente, conocí al ingeniero Juan Armando Hinojosa, como he conocido íntimamente a muchos otros empresarios, profesionistas, artistas y otras personas. Le comenté que quería adquirir un terreno y construir una casa, así que fundó una inmobiliaria para vendérmela.

“Por último, y antes que la Aristegui vaya a decirlo, hago público que además soy propietaria desde 2005 de un departamento en Miami, un departamento en La Herradura, un condominio en Paseos de Tasqueña, un fraccionamiento en Tecamac, como 135 hectáreas de tierra cultivable en Sinaloa, una mansión en Calí, Colombia, y un castillo medieval en Estrasburgo, que adquirí con mis devoluciones de IVA.

"Aunque sólo voy de vez en cuando"
«Aunque sólo voy de vez en cuando»

“Ante todas las acusaciones que han puesto todavía más en duda mi honorabilidad, quiero dejar muy claro ante todos ustedes, o sea los mexicanos, que yo no tengo nada que esconder, ya me han visto en bikini y en escenas de cama. Y así he trabajado toda mi vida, gracias a lo cual soy una mujer como cualquiera, con dudas y soluciones, con defectos y virtudes, con amor y desamor. Suave como gaviota, pero felina como una leona. Tranquila y pacificadora, pero al mismo tiempo irreverente y revolucionaria. Feliz e infeliz, idealista y soñadora. Sumisa por condición, más independiente por opinión.

“Con la misma apertura con la que les he compartido los detalles de mi vida de alcoba en entrevistas en el TVyNovelas y en la TV Notas, quiero comunicarles que he tomado la decisión de vender los derechos derivados del contrato de compra-venta a mi hijastra Paulina Peña, y antes de que pregunten que de dónde sacó ella los siete millones de dólares, aclaro que los ha juntado de sus domingos, porque es una niña muy bien administrada. Hago esto porque no puedo permitir que este tema ponga en duda mi honorabilidad y sobre todo que se pretenda dañar a una familia que toda la vida se ha conducido con honestidad y humildad. Quizá sea difícil que ustedes, la plebe, lo entiendan, pobrecitos, pero vivimos al día, y somos felices en nuestra austeridad”.

Advertisements